¿Error de precio o gangazo? Raquel Martínez y el Mercedes-Benz de $68,519

Raquel Martínez, reconocida actriz y ahora protagonista de un insólito incidente de compra online, ha revivido la polémica sobre los precios erróneos en publicidades tras encontrar una oferta que parece demasiado buena para ser verdad. En una exploración nocturna por el sitio de Mercedes-Benz, Martínez se topó con el modelo AMG A 35, valorado en más de un millón de pesos, ofrecido a la increíble suma de $68,519 pesos. Acompañado de un código QR, el anuncio aseguraba mantener la oferta durante varios meses, lo que llevó a la actriz a cuestionar públicamente: «¿Deberían venderme el carro a este precio?»

Este incidente no solo atrajo miradas curiosas sino también comparaciones con el famoso caso de los aretes de Cartier, donde otro consumidor, Rogelio, conocido como «Lord Cartier», logró comprar por $237 pesos un par de aretes cuyo precio real ascendía a $237,000 pesos, gracias a la intervención de la Profeco.

Al seguir el consejo de Rogelio, Martínez informó a la Profeco y visitó un concesionario de Mercedes-Benz, donde le explicaron que, como vendedores, no podían honrar el precio anunciado. Determinada, Raquel decidió contactar directamente con la marca, dispuesta a llevar el caso hasta las últimas consecuencias, aunque fuera solo por entretenimiento.

La Profeco ha respondido, instando a Martínez a acudir a la ODECO más cercana con toda la documentación necesaria para verificar la moneda del anuncio y comenzar un procedimiento conciliatorio. Mientras tanto, el sitio web de Mercedes-Benz ha estado fuera de servicio desde las 22:00 horas del 20 de mayo, mostrando un error 404.

Este caso no solo resalta la importancia de la transparencia y el cumplimiento de los anuncios por parte de los proveedores, como estipula el artículo 7 de la Ley Federal de Protección al Consumidor, sino que también pone a prueba los límites de los derechos de los consumidores en situaciones donde los errores de precios parecen ofrecer oportunidades demasiado buenas para ser ciertas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *